jon-jones-reinstatement-7-3529c9a7cffa28f1c2694ca95cbf1321ca037a33

Es ampliamente conocido que para competir al más alto nivel en cualquier deporte, los atletas deben tener una disciplina suprema, y hacer sacrificios en sus vidas personales para ser capaces de desempeñarse de la mejor manera.

Los peleadores profesionales de MMA deben evitar cosas como quedarse hasta tarde en fiestas, beber alcohol, y consumir drogas recreativas. Pero para algunos, la tentación puede ser difícil de resistir.

En este artículo le daremos un vistazo a 10 estrellas de las MMA que se vieron seducidos por el estilo de vida fiestero, y ni siquiera el hecho de tener que entrenar para una próxima pelea fue suficiente para evitar que sucumbieran ante sus instintos básicos. También veremos cómo esto rara vez conduce a un final feliz a largo plazo.

Jon Jones


Siendo campeón de peso semicompleto del UFC y uno de los más grandes del deporte, parecía que Jon Jones tenía el mundo a sus pies, pero eso no sería suficiente para esta autodestructiva estrella de las MMA.

Aunque en el pasado tuvo problemas menores, las alarmas empezaron a sonar en 2015 cuando Jones dio positivo a cocaína pocas semanas antes de su defensa del título en el UFC 182 ante Daniel Cormier.

Desde entonces ha tenido varios encontronazos bien documentados con la ley y la USADA, pero fue en una entrevista en el podcast The Joe Rogan Experience, en donde Jones dio detalles acerca de cómo fue su comportamiento fuera de control a través de los años.

“Hacía esta locura de festejar una semana antes de cada pelea, y lo hice a lo largo de toda mi carrera. Podía estar con resaca y exhausto”.

“Mi lógica era que si de alguna manera este sujeto iba a vencerme, entonces podía mirarme en el espejo y decir que perdí porque estuve muy ebrio la semana anterior a la pelea”.

Jones – de 30 años – fue despojado por tercera vez del título, esta vez por dar positivo a esteroides. Y ahora enfrenta una potencial suspensión de 4 años.

Chris Leben


La lucha de Chris Leben con sus demonios internos fue clara para todos durante la primera temporada del The Ultimate Fighter, cuando ‘The Crippler’ se emborrachó y destrozó la casa del TUF, dejando un rastro de sangre, ventanas quebradas, y puertas destruidas.

Eso no fue sólo para las cámaras, mucho después de terminado el programa, continuó fuera de control participando en fiestas y abusando de las drogas y el alcohol.

Leben tampoco se calmaba en las semanas de sus peleas. Por ejemplo, él asegura que durante el pesaje para el combate ante Brian Stann en el UFC 125 en 2011, la noche anterior se embriagó al extremo.

“Entré al Hard Rock y por alguna razón algo me molestó”, declaró Leben para Submission Radio. “Estaba en el baño, habían muros que parecían de mármol, así que decidí derribar con patadas todas los muros, y luego oh sorpresa, fui arrestado”.

Leben sobornó a un guardia de seguridad con 500 dólares para que lo dejara ir antes de que la policía se presentara, y se las arregló para llegar a su habitación en el hotel, en donde despertó al día siguiente cubierto de su propio vómito.

Luego de unos días, Stann derrotó a Leben por TKO en el primer asalto, terminando así con una racha de tres triunfos en línea.

Ricco Rodríguez


Cuando estaba en su apogeo, el peleador Ricco Rodríguez se convirtió en campeón de peso completo del UFC al vencer a Randy Couture en el UFC 39 (evento realizado el 27 de Septiembre de 2002), y extendió su récord a 14-1.

Sin embargo, al igual que otros que llegaron antes y después, Rodríguez empezó a tener problemas para mantenerse enfocado a medida que su fama crecía, y comenzó a salir de fiesta.

No pasó mucho tiempo antes de que la adicción a las drogas tuviera un efecto negativo en su carrera. Rodríguez perdió tres combates en línea que lo llevaron a salir del UFC en 2003.

‘Suave’ se mantuvo peleando, pero perdió forma y en años posteriores llegó a registrar 350 libras.

En 2006 fue suspendido por la Comisión Atlética del Estado de California por dar positivo a cocaína y marihuana luego de un triunfo en una promotora de MMA regional.

Rodríguez tuvo repetidos problemas con la ley, el servicio de protección se llevó a sus hijos, y después apareció en la primera temporada del programa de VH1 ‘Celebrity Rehab With Dr. Drew’.

Drew Fickett


Drew Fickett
es el clásico ejemplo de un peleador que se convirtió en su propio peor enemigo.

Fue disciplinado y trabajó duro, pero luego de acumular un gran récord en el circuito regional de MMA, el enfoque de Fickett empezó a vacilar y también comenzó a beber.

Sin embargo, se las arregló para obtener un lugar en la primera temporada del TUF, pero nunca llegó a hacer parte del show ya que terminó en prisión por un cargo de ataque agravado.

Fickett se unió al UFC al año siguiente y logró un récord de 4-3 en el Octágono, pero fue liberado de su contrato debido a que protagonizó un incidente con el portero de un casino en Las Vegas, y por ocasionar problemas en un torneo de grappling.

Le siguió una racha de derrotas en el circuito regional, y resalta el hecho que en 2009, la promotora Rage In The Cage le impidió pelear por presentarse estando ebrio.

En este punto Fickett ya era un alcohólico que una vez invitó a un amigo sin hogar a quedarse con él, dando lugar a una borrachera que se prolongó por una semana, durante la cual su amigo prefirió retornar a las calles debido al comportamiento de Fickett.

Fickett eventualmente volvió a estar sobrio, pero no fue a tiempo para salvar su carrera en las MMA, y para 2014 ya había perdido 8 de sus últimos 9 combates.

Melvin Guillard


Melvin Guillard
puede detallar cuándo fue la primera vez que probó el estilo de vida fiestero.

Mientras aparecía en la segunda temporada del TUF, Guillard escapó para asistir a una pool party en Las Vegas, terminó hablando con un par de jugadores de fútbol quienes lo invitaron a su suite.

“Habían drogas y perras por todas partes, mencionó Guillard para Bleacher Report en 2015. “Dijeron, ‘Es tuyo. Todo lo que quieras. Diviértete’. Así es como empezó para mí. Me divertí tanto esa primera vez”.

Guillard quedó enganchado y mezcló ese precario estilo de vida con las peleas, pero pronto se vio afectado cuando se dio a conocer que dio positivo a cocaína después de su derrota por KO en 27 segundos ante Joe Stevenson en el UFC Fight Night 9 en 2008, dopaje que terminó en una suspensión de 8 meses.

En años posteriores se presentaron momentos en los que parecía que Guillard encaminó su vida, pero sufrió varias derrotas, pasó por problemas con los cortes de peso, y su comportamiento en público dejó claro que algo no andaba bien.

Luego de ser liberado de sus contratos por el UFC y el WSOF, Bellator le dio una mano a Guillard, pero la atribulada estrella volvió a dar positivo a cocaína tras una pelea en el verano de 2016.

Guillard continuó colina abajo con tres derrotas en 2017, y ahora también compite en encuentros de Boxeo a puño limpio.

Chuck Liddell


En la cima de su carrera, el Hall of Famer del UFC Chuck Liddell se iba de fiesta como lo haría un rockstar, con bares y clubes siendo su segundo hogar, y al mismo tiempo se vinculaba sentimentalmente con actrices y estrellas porno.

El presidente del UFC, Dana White, dijo en el podcast de Joe Rogan, “La noche antes de su pelea con Couture (en el UFC 43), eran como las 2:30 am en el Hard Rock, voy caminando por el Hard Rock y lo veo allí. Le dije, ‘¡¿Qué carajos estás haciendo!?’”.

‘The Iceman’ perdió esa pelea, pero a pesar de que no cambió su estilo de vida, logró acumular un gran número de victorias y se convirtió en una estrella incluso más grande.

Sin embargo, sólo era cuestión de tiempo para que los excesos le pasaran factura.

Antes de su revancha con Quinton ‘Rampage’ Jackson en el UFC 71, Liddell fue visto en fiestas en varios clubes de Las Vegas justo en la semana previa al combate, ‘Rampage’ se impuso por la vía del TKO y a partir de allí, Liddell perdería 4 de sus últimas 5 peleas.

“Las fiestas matan a los peleadores”, dijo Joe Rogan. “Lo vi suceder con Chuck. Eso me hace preguntarme, ¿por cuánto más tiempo se pudo haber quedado si no se hubiera ido de fiesta?”.

Paulo Filho


En el mundo de las MMA hay algunos peleadores que se las arreglaron para arruinar una carrera tan prometedora como lo hizo Paulo Filho.

En un punto tuvo un récord perfecto de 16-0, fue campeón de peso medio del WEC y posiblemente estuvo cerca de firmar con el UFC, pero se sumergió en un estilo de vida de fiestas impulsado por el alcohol y las drogas.

Filho señala que antes de su pelea con Chael Sonnen en 2007, él estaba borracho en una fiesta en México cuando alguien le ofreció cocaína por primera vez, y no tomó mucho tiempo para que se convirtiera en un consumidor asiduo.

Fue capaz de vencer a Sonnen a pesar de las drogas, pero rápidamente perdió el camino y tuvo que posponer una revancha debido a que entró a rehabilitación.

Filho era un desastre para el momento en que enfrentó a Sonnen por segunda vez, llegó pesando 245 libras porque prefería irse de fiesta en vez de entrenar, eso lo llevó a tener que realizar un fuerte corte de peso y aun así quedó sobre el límite.

El encuentro fue realizado y demostró ser una de las peleas más extrañas en la historia de las MMA, con Filho comportándose de manera errática, hablando consigo mismo, y en ocasiones mostrándose desorientado, y eso lo llevó a caer por decisión.

Los problemas de Filho ahora están a la vista de todos, y su carrera fue arruinada por el abuso del consumo de drogas y problemas personales que se le presentaron en los años siguientes al combate con Sonnen.

 

Tank Abbott


Considerándose a sí mismo como un peleador de bar – definición complementada con una barriga cervecera y un tremendo poder de KO, y siendo una de las primeras estrellas del UFC – Tank Abbott dejó claro desde el principio que su mundo giraba alrededor del alcohol y las peleas.

El referee ‘Big’ John McCarthy una vez dijo, “Tank bebe como un maldito caballo de carreras”. Y el peleador retirado Gary Goodridge, escribió en su libro titulado ‘Gatekeeper’ que “con Tank a veces pareciera que las peleas se interponen en el camino sus fiestas”.

De hecho, para su pelea con Maurice Smith por el título de peso pesado en el UFC 15, Tank bromeó al decir que literalmente salió del bar y entró al Octágono, y eso se notó cuando se rindió por agotamiento luego de 8 minutos del encuentro.

No le tomaría mucho tiempo el regresar a la bebida, e incluso fue conocido por beber en la jaula después de sus combates, y sus altercados en las fiestas posteriores a las peleas se convirtieron en leyenda.

De hecho es difícil recordar una situación en donde Tank no se diera gusto con una refrescante cerveza.

“Él tenía un frasco, y podía oler el alcohol en su aliento”, dijo Bruce Beck acerca de la noche en que Tank se unió a la transmisión del UFC como comentarista.

Esa no es una receta para una larga y exitosa carrera en la cima del deporte, y eventualmente se retiraría tras perder 8 de sus últimas 10 peleas.

Joe Stevenson


Casi pareciera que era inevitable que Joe ‘Daddy’ Stevenson presentara problemas con las bebidas alcohólicas ya que su padre y abuelo fueron alcohólicos, y a él no le tomó mucho tiempo unírseles al empezar a beber desde los 15 años.

Stevenson fue mejor que muchos a la hora de esconder su adicción y fue capaz de llevar una relativamente exitosa carrera en las MMA, logrando un récord de 23-6 antes de ser seleccionado para hacer parte de la segunda temporada del TUF.

Sin embargo, la realidad es que él estaba borracho casi a diario y luchaba contra la depresión, e incluso luego de ganar el TUF, Stevenson declaró que no le importaba, y al día siguiente fue arrestado por conducir estando ebrio.

Aun así, Stevenson continuó y llegó a enfrentar a BJ Penn por el título de peso ligero, pero eventualmente el UFC lo dejó ir en 2011 luego de ser derrotado en 4 encuentros, y perdió otro par de peleas en el circuito regional.

Stevenson logró estar sobrio, y después de varios años recibió la oportunidad de participar en el The Ultimate Fighter: Redemption de 2017, pero su mejor momento ya pasó y dos derrotas pusieron fin a su sueño de regresar al UFC.

Evan Tanner


El ex-campeón de peso medio del UFC, Evan Tanner, fue un personaje complejo que pasó por el deporte siendo uno de los chicos buenos, pero en era un alma torturada con una vida con tendencia a descarrilarse.

Tanner no era un animal de fiesta, pero sus tormentos internos lo llevaron a convertirse en un alcohólico y en un adicto a las apuestas.

En su peor momento, Tanner dejó de pelear y entrenar durante dos años mientras llevaba una existencia nómada, viajando de lugar en lugar sin dirección fija mientras caía en las profundidades de su adicción.

“Estoy tan ido, viviendo en el camino, y bebiendo en el olvido, que en estos momentos de debilidad me pregunto si puedo regresar”, confesó Tanner en un diario en línea.

Evan incluso reveló que el alcohol ya era un problema cuando se encontraba en la cima de su carrera.

“A lo largo de mi carrera, si quieres llamarlo de esa manera, he sido un gran bebedor. Sólo he entrenado un mes o dos al momento en que firmo para una pelea. Algunas veces he dejado el alcohol, otras veces no. Creo que es obvio en qué peleas no lo dejé”.

A pesar de que Tanner eventualmente se recuperó, él admitió luego de una serie de derrotas, que su adicción le pudo haber cobrado un precio del que su cuerpo no pudo recuperarse.

Tanner murió trágicamente en 2008 en un viaje de campamento en solitario que salió mal.

The post 10 estrellas de las MMA que arruinaron sus carreras con drogas y alcohol appeared first on MMA.uno , #1 En noticias de Artes Marciales Mixtas (MMA) en Español..

Noticias relacionadas

Fuente de la Noticia

Esta noticia fue publicada por MMA.uno, lee la noticia completa en 10 estrellas de las MMA que arruinaron sus carreras con drogas y alcohol


Dejar una Respuesta


INGRESA EN TU CUENTA

 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir