Hunt-Lewis-Gustafsson-96c7958e3a99f213af3da2e745da57fcea3cb20f

10 peleadores del UFC que alguna vez estuvieron en prisión


El Boxeo a menudo es reconocido como una opción para que los jóvenes se mantengan alejados del crimen y logren algo positivo por sí mismos. Y es lo mismo con el deporte de las artes marciales mixtas.

En este artículo hay historias relacionadas con infancias difíciles, comportamientos violentos, y decisiones equivocadas que llevaron a prisión a 10 peleadores en algún momento de sus vidas, atletas que actualmente compiten para el UFC.

Sin embargo, un tema recurrente se presentó cuando estos individuos fueron liberados. Descubrieron las MMA, y fueron capaces de usar el deporte para dejar atrás sus pasados criminales, canalizaron su energía en una dirección más positiva, y eso los llevó a competir en el Octágono.

Esta es una colección de historias que demuestran lo cerca que estuvieron estas estrellas de perder cualquier oportunidad de hacer algo con sus vidas. Démosle un vistazo a estos 10 actuales peleadores del UFC quienes cambiaron sus vidas luego de salir de la cárcel.

 

Mark Hunt


Muchos fans del artista del nocaut, Mark Hunt, se sorprenderán al saber que en su juventud y antes de descubrir las MMA, ‘Super Samoan’ tenía una reputación por violencia y comportamiento criminal en su natal Auckland, Nueva Zelanda.

Mientras crecían, Hunt y sus hermanos sufrieron tratos violentos por parte de su padre, y la ira que sentía a causa de ello lo llevó a meterse regularmente en problemas por peleas callejeras.

Hunt incluso se vio involucrado en delitos menores y admitió que robó docenas de autos cuando era adolescente, antes de ser sentenciado a 9 meses en prisión cuando apenas tenía 16 años después de asaltar a un hombre por sus zapatos Dr Martens.

Mark no aprendió la lección y volvió a terminar tras las rejas por asalto.

Hunt sólo empezó a encaminar su vida luego de ser convencido a intentarlo en las MMA por un portero que lo vio noquear a varias personas en la entrada de un club nocturno. Y tras dos décadas de haber decidido dejar atrás ese pasado violento, ‘Super Samoan’ ahora gana 750 mil dólares cada vez que entra al Octágono.

 

Derrick Lewis


El peleador de peso completo del UFC, Derrick Lewis, es más grande que la vida en términos de estatura y carácter, y su pasado criminal también está fuera de lo común.

Dos semanas después de graduarse de la secundaria, Lewis – de 19 años – se vio en problemas cuando el furioso ex-esposo de una mujer mayor lo empezó a buscar en su vecindario.

Según Lewis, el hombre era un integrante del KKK quien lo siguió en una camioneta mientras regresaba a casa tras una noche de juerga en Houston, Texas.

Lewis eventualmente se aproximó al vehículo, en ese momento el hombre intentó alcanzar una escopeta que tenía en el asiento de al lado. Lewis se defendió y empezó a golpear al hombre quien se alejó en dirección a la estación de policía.

Aquel hombre perdió la vista en su ojo izquierdo por los golpes propinados por Lewis, y varios días después Derrick fue arrestado por el cargo de asalto agravado.

Lewis tuvo la suerte de terminar con dos años de libertad condicional, y eso le permitió continuar con su beca deportiva jugando fútbol para en la universidad.

Sin embargo, Lewis violó su libertad condicional al no asistir a la universidad, y fue sentenciado a 5 años de cárcel en la infame instalación ‘Sugar Land’. Aunque estuvo allí por 3 años y medio antes de ser liberado.

Lewis salió de prisión con el sueño de convertirse en un boxeador profesional, pero un amigo lo encaminó hacia las MMA en lo que fue una buena decisión, y eso es porque Lewis ahora está rankeado entre los 10 mejores peleadores de peso completo del UFC.

 

Mike Perry


Luego de pasar por una infancia inestable moviéndose por diferentes escuelas debido al divorcio de sus padres, ‘Platinum’ Mike Perry decidió abandonar los estudios antes de graduarse, y no pasó mucho tiempo antes de que se mudara con unos amigos y empezara a meterse en problemas.

“Jugué Grand Theft Auto y quería ser de esa manera, quería que fuera tan fácil como eso”, dijo Perry a MMAJunkie en 2015. “Fumaba droga, portaba armas, y pensaba que yo era un gangster”.

Rápidamente fue atrapado por llevar ese estilo de vida, la policía lo capturó por hurto y lo sentenciaron a dos años de control comunitario, la cual es una forma de arresto domiciliario para delitos graves.

Perry se las arregló para que las cosas empeoraran al fallar una prueba antidrogas durante su sentencia, y eso lo llevó a pasar casi seis meses en prisión.

Perry logró cambiar su vida gracias a las MMA, y aunque aún se encontraba en libertad condicional por su anterior cargo de asalto, le fue permitido pelear en el UFC en 2016, y a la fecha ha alcanzado un récord de 4-1 en el Octágono.

 

Patrick Cummins


La carrera de Patrick Cummins en las MMA apenas había empezado cuando fue sentenciado de 1 a 2 años de prisión por robo en 2011.

Cummins inicialmente había sido arrestado en 2008 junto a otro ex-luchador de la Universidad Estatal de Pensilvania, Eric Bradley, por robar a varias fraternidades de aquella universidad entre Diciembre de 2007 y Mayo de 2008.

Durante su ola de crímenes, ambos hurtaron objetos de gran valor como televisores, computadores, cámaras digitales, otros objetos valiosos y dinero en efectivo. Después de ser capturados, los dos se declararon culpables creyendo que les otorgarían la libertad condicional por su cooperación.

Sin embargo, el fiscal cambió de parecer, y todos se vieron en una prolongada batalla legal en donde ambos terminaron siendo sentenciados en 2011, apenas un par de meses luego del debut en las MMA de Cummins en Strikeforce.

Cummins pasó un total de ocho meses en prisión, y cuando salió libre estaba decidido a dejar atrás esa parte de su vida para dedicarse a las MMA, lo cual lo llevó a firmar con el UFC en 2014, empresa para la que sigue compitiendo.

 

Alexander Gustafsson


Alexander Gustafsson
actualmente es considerado como uno de los chicos buenos del deporte, lo cual hace más sorprendente el hecho de descubrir que tiene un pasado oscuro.

Gustafsson se metió en problemas con la ley cuando apenas tenía 15 años, en lo que sería la primera de varias condenas por asalto agravado. Lo peor vendría en 2005 cuando aun siendo un adolescente, Alexander fue sentenciado a 15 meses tras las rejas por lesiones corporales graves.

“No puedo justificarlo de ninguna manera”, dijo Gustafsson para Expressen.se cuando su pasado violento salió a la luz. “Es algo por lo que estoy avergonzado”.

Fue después de cumplir su sentencia que un amigo le recomendó probar las MMA, y eso le dio un propósito a su vida. Gustafsson ahora es uno de los mejores peleadores de peso semicompleto del deporte.

 

Tim Means


‘The Dirty Bird’ Tim Means
no es tímido cuando se trata del hecho de que en el pasado hizo cosas de las que no está orgulloso.

A la edad de 18, Means experimentó la vida tras las rejas por primera vez después de patear la ventana de una patrulla mientras se encontraba esposado en el asiento trasero. Tim había sido capturado por protagonizar una riña callejera.

Means casi muere en 2004 tras recibir un disparo en la pierna a la salida de un bar, y aunque se recuperó, quedó enganchado con los analgésicos, luego se metió con la cocaína y la metanfetamina. Eso llevó a Means a ser arrestado en múltiples ocasiones por asuntos relacionados con las drogas. Eventualmente, su lista cada vez más larga de delitos le ocasionaría pasar cuatro años tras las rejas en Nuevo México.

Means le da el crédito a su temporada en la cárcel por salvar su vida, ya que eso le dio tiempo para desintoxicarse, recibió educación y aprendió a controlar su ira. Además, su larga carrera en las MMA lo ha ayudado a canalizar toda su ira de manera positiva.

 

Jimi Manuwa


Jimi Manuwa
ha estado cerca de alcanzar una oportunidad al título, y actualmente se sitúa en el puesto número 4 del ranking de peso semicompleto del UFC. Pero su vida pudo haber ido en una dirección completamente diferente si él no hubiera decidido darle la espalda a una vida dedicada al crimen.

Manuwa se mudó de Nigeria a Inglaterra cuando tenía 10 años, y el choque cultural sólo hizo más fuerte la ira y frustración que ya sentía.

A medida que se hacía mayor, las peleas callejeras empezaban a ser algo cada vez más usual para Manuwa, particularmente durante las noches de juerga, y de hecho lo vetaron de varios clubes nocturnos de Londres.

Manuwa también se dedicó a robar locales comerciales, hurtando objetos de alto valor como computadores, pero la policía rastreó la red criminal de la que él hacía parte, y en 2002 fue puesto tras las rejas por ‘conspirar para robar’. Su tiempo en prisión le sirvió como llamado de atención y cuando fue liberado, Jimi estaba determinado a no regresar a ese lugar.

Después siguió los pasos de su mejor amigo quien ya estaba compitiendo en MMA. Manuwa encajó perfectamente en las artes marciales mixtas, y ahora es una de las principales estrellas de Reino Unido en este deporte.

 

Pearl González


Al verla hoy en día, es difícil imaginar que la peleadora recientemente reclutada por el UFC, Pearl González, alguna vez fue integrante de una pandilla, pero cuando escuchas acerca de su crianza, entonces las piezas del rompecabezas empiezan a encajar.

La madre y el padre de Pearl eran adictos a las drogas, e incluso en un punto eran desamparados, así que una pandilla de las calles de Chicago se convirtió en su segunda familia cuando tenía 12 años.

Cuando cumplió 18, Pearl era pareja de un adicto a la heroína y pronto se vio arrestada debido a que lo acompañaba mientras él cometía un robo.

“Querían que lo delatara, pero yo no lo haría”, dijo González para The MMA Hour. “En ese momento yo era la clase de chica que apoyaba a su hombre. No puedes delatar. No hay soplones en el barrio. Los soplones reciben su merecido, crecí sabiendo eso”.

González permaneció en una celda por nueve días hasta que las autoridades decidieron liberarla.

Afortunadamente, Pearl fue capaz de cambiar su vida para bien, y también logró encaminar a su hermana menor y así mantenerla alejada de problemas.

Su hermana logró conseguir un diploma, mientras Pearl tenía tres trabajos para proveerla. Y parece que los sueños de González se hacen realidad ahora que hace parte del Ultimate Fighting Championship.

 

Reza Madadi


El peleador iraní-sueco, Reza Madadi, ya tenía tres peleas en el UFC cuando se dio a conocer que fue arrestado por estar relacionado con un robo agravado en una tienda de bolsos de lujo en Estocolmo.

Las imágenes de CCTV mostraban a tres hombres enmascarados deteniéndose en la tienda ‘Bogetta Veneta’ a las 5 a.m. del 24 de Mayo de 2013, luego destrozaron la puerta frontal con un mazo, y procedieron a hurtar una gran cantidad de bolsos.

El robo sólo duró cuatro minutos, pero el arresto fue igualmente veloz ya que la policía rastreó el vehículo de escape a un garaje cercano en un poco más de una hora, lugar en donde Madadi aún estaba ocultándose.

Madadi fue la única persona capturada en relación con el crimen, y pasó dos meses tras las rejas antes de su juicio, allí fue sentenciado a otros 18 meses de prisión, eso lo llevó a ser cortado de la nómina de peleadores del UFC.

‘Mad Dog’ pasó 14 meses en la cárcel antes de ser liberado, tiempo durante el cual no pudo estar presente para el nacimiento de su hijo. Pero todo regresó a la normalidad y volvió a ser recibido por el UFC.

 

Jeremy Stephens


El peleador de peso pluma del UFC, Jeremy Stephens, fue arrestado por la policía el pasado 05 de Octubre de 2012, sólo horas antes de su pelea ante Yves Edwards en el Octágono.

Stephens fue señalado de ser uno de dos agresores quienes el año anterior atacaron a un hombre en un bar deportivo en Des Moines, Iowa, dejándolo inconsciente y en condición crítica.

Stephens no fue acusado en ese momento y abandonó el estado, pero poco después una orden judicial fue puesta a disposición.

Esa orden tuvo efecto al año siguiente cuando la policía atrapó a Stephens al momento en que éste regresó al vecino estado de Minnesota para su pelea con Edwards, esto resultó en la cancelación de la pelea el mismo día del evento. A pesar de los esfuerzos de Dana White para liberarlo lo antes posible, Jeremy permanecería 12 días tras las rejas antes de finalmente ser liberado sin cargos.

El equipo legal de Stephens informó a los medios que tenían testigos quienes podían demostrar que su cliente no había estado involucrado en el altercado, y el peleador rechazó varios acuerdos en donde evitaría la cárcel si se declaraba culpable. En vez de eso, Stephens prefirió que el asunto fuera manejado en la corte, y en 2013 todos los cargos menos uno fueron retirados en el primer día del juicio, y quedó libre después de declararse culpable por un cargo menor por conducta desordenada.

The post 10 peleadores del UFC que alguna vez estuvieron en prisión appeared first on MMA.uno , #1 En noticias de Artes Marciales Mixtas (MMA) en Español..

Noticias relacionadas

Fuente de la Noticia

Esta noticia fue publicada por MMA.uno, lee la noticia completa en 10 peleadores del UFC que alguna vez estuvieron en prisión


Dejar una Respuesta


INGRESA EN TU CUENTA

 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir