No hay nada como ver una vez más a esos peleadores que han hecho historia, y a la sangre joven que se están convirtiendo en las grandes figuras del MMA, pero lo que no queda claro es: ¿Qué tan conveniente es verlos enfrentarse entre sí?

Con tristeza y dramatismo, vimos entrar a la jaula a BJ Penn, quien con más de dos años de ausencia (tras el retiro a mediados del 2014) y 38 años de edad se metió a una masacre segura. Sí, ese peleador que se convirtió en leyenda y que a pulso se ganó el seudónimo de “El Prodigio“, por su destreza para utilizar el BJJ, o bien, destrozar contrincantes y echarse a la cintura un par de títulos.

Lastimosamente, este regreso jamás se debió dar, nunca debió de estar en esa jaula para ser tratado y humillado de tal manera. Un BJ Penn, desconocido con una notable ausencia de ritmo y habilidad, lento, acabado, la sombra de lo que algún día fue. De milagro sobrevivió a un asalto y solo resistió unos instantes del segundo asalto.

Pantera por su parte, aplicó lo que sabe hacer muy bien. Pateo de fantasía, sin piedad, sobre el veterano. Una feria de golpes y atinadas combinaciones.

En Debate Interno queremos preguntare y ofrecerte nuestra opinión al respecto de esta pelea. Los pros y contras para ambos peleadores, las ventajas y desventajas de cada una de las esquinas.

¿A qué regresó BJ Penn? ¿Qué le aporta este combate a la gran promesa mexicana?

Te invitamos a debatir con nosotros:

Felipe DeMaría

Sobre BJ Penn: Fue una verdadera lástima ver lo tétrico de su presentación, lo lejos, años luz de haber tenido un regreso digno. Nunca debió ni siquiera pensar en el retorno, y menos cuando la vida le decía a gritos que no lo hiciera. Si no, recordemos que su primer intento a principios del 2016, un problema legal por supuesto asalto sexual le impidió pelear, después el uso de sustancias prohibidas le impusieron una barrera y una señal, a las cuales no puso atención. Penn, regresó por dinero. Bien es sabido que su pagina de internet (bjpenn.com) no es lo que era antes, desde la separación de la persona encargada de llevar las riendas del negocio. Penn, déjanos recordarte por la grande que fuiste, y no te aferres a arrastrar tu imagen como la noche del 15 de enero. ¿Decías querer regresar por un tercer título? Eso nunca va a pasar.

Sobre Pantera Rodríguez: No hay mucho qué decir. Es un chavo que va en ascenso y era una pelea que tenía que tomar, sí o sí. Mostró el potencial, la habilidad, la fuerza, destreza, madurez, aunque algo de ansiedad a la hora del G&P, al que recurrió algo descompuesto, quizás incrédulo de ver a un ídolo a su merced. Esta pelea no aportó mucho para la causa de Pantera, ya que el veterano no estaba ni siquiera clasificado. Cuidado con elevar de más al de Chihuahua con este combate, si bien, le aportará un par de escalones en al división (ademas de bono de la noche), a Penn, le hubiera ganado cualquiera con dos pies y manos sanas. No elevemos a Pantera a una nube hueca, que apenas viene lo bueno (algo que sin duda ha ganado), el enfrentar al top 10, esos peleadores que pegan como patada de mula y no le van a permitir una sola patada giratoria sin que pague las consecuencias. ¡AGUAS!

Sergio Vinales

Sobre BJ Penn. Poco se puede decir sobre una leyenda que muchos vimos dar combates memorables en su mejor época. Le ha pasado a muchos deportistas que se retiran jóvenes, el gusanito de hacerlo de nuevo siempre se presenta, pero el tiempo no perdona a nadie y las MMA han evolucionado año con año. Ausentarse dos años de la jaula es como ausentarse 5 o 6 en cualquier otro deporte y Penn pagó las consecuencias. Ojalá regrese al retiro, o si insiste en pelear, esperemos que UFC sea más prudente y le consiga un rival más apropiado, como cuando estuvo programado para enfrentar a Dennis Siver, y que no sea exhibido en el evento principal.

Sobre Yair. Su ascenso comienza a ser meteórico, su estilo espectacular se presta para eso. Sin embargo hay que tener cuidado y no echar las campanas al vuelo todavía. Yair tiene que demostrar que se ha vuelto un peleador más completo y no tenemos constancia de eso. De momento ha dominado a rivales no rankeados imponiendo su estilo y sin enfrentar a nadie mejor que él. Me atrevo a decir que del top 7 hacia arriba Yair probablemente no saldría con la mano en alto en estos momentos, y menos sí se cree todo lo que se habla de él. Ojalá él y su equipo sean pacientes y sigan trabajando. Tiene madera de campeón pero le faltan un par de años para llegar a esas latitudes y tener aspiraciones reales a conquistar el cinturón de las 145 libras.

Benyair Ulaje

Sobre BJ Penn: La necedad es enemiga del buen razonamiento. Y Penn está haciendo alarde de una innecesaria y por qué no, peligrosa necedad. A sus 38 años, la leyenda de las artes marciales mixtas ya no tiene nada que demostrar, ni a él ni a sus fans. Es peligroso porque, como bien vimos el pasado sábado, ya no está ni cerca de su nivel que lo llevó a las glorias del deporte. Y más golpes y lesiones sobre su cocido cuerpo están de más. El ímpetu y su amor por el deporte están muy claros, pero retirarse a tiempo, con todas tus facultades, no solo lo agradecerá su familia y seres queridos, sino él mismo cuando vuelva la mirada y se de cuenta que está todo dicho y hecho.

Sobre Yair Rodríguez: El menos culpable de la situación claramente es el joven mexicano. Le pusieron una bandeja de plata que supo aprovechar con creces. Como he leído y escuchado a compañeros de los medios y de nuestro sitio, no tengo dudas de sus capacidades ya que es un peleador diferente, pero enfrentar a Penn en este momento de su carrera no lo eleva en su desempeño, solo lo hace lucir. Estoy seguro que en algún momento no muy lejano Yaír estará cerca de la oportunidad por el título de su división, pero antes, debe demostrar madurez dentro del octágono, misma que puede encontrar si se mide a peleadores como Frankie Edgar, Cub Swanson o el propio Ricardo Lamas. Buenos combates nos esperan en esta movida e interesante categoría.

Arturo Garciapiña

BJ Penn cayó en el juego eterno de aquellos peleadores que hicieron mucho por el deporte y hoy en día las nuevas promesas los han superado. No cabe duda del legado del hawaiano, sin embargo, no solo depende de él darse cuenta de que su tiempo ya pasó. Tanta culpa tiene su equipo que lo alienta a seguir en la competencia tan dispareja y no tienen nada que ofrecer a estas alturas.  Fue doloroso ver a un BJ Penn salir a recibir tanto castigo y no poder contrarrestar el ataque tan predecible del mexicano. En pocas palabras es simplemente un peleador más que se aferra a creer que tiene posibilidades de conseguir al menos un triunfo dentro de la liga.

Yair Rodriguez, simplemente salió a hacer lo que tenía que hacer, ganar. Si bien es cierto que a mi parecer arriesgaba mucho más, ya que perdiendo se perdería credibilidad en él como peleador y era obvio o hasta incluso lógico que ganaría esta pelea. Solo resta que cuide sus pasos y no crea que tiene el camino fácil al cinturón, deberá medirse a mi gusto contra un Charles Oliveira para darse cuenta de la alta competencia que hay en su división, solo después de eso se demostrará para qué está hecho el mexicano. Un punto muy importante que deben ver en su esquina, es la poca experiencia que tiene el de Parral al utilizar el G&P, ya que dejó en claro que se dejó llevar por la emoción y no pensó claramente sus golpes, por lo que será interesante ver cómo se desarrollará además de sus patadas ante otros peleadores de mayor élite.

Pablo Hernández

Sobre BJ Penn. Los que han seguido la trayectoria del hawaiano, saben que el resultado de sus peleas se mide proporcionalmente a qué tan motivado salga. Inclusive hasta memes existen de esto. Un BJ Penn motivado es capaz de ser campeón en 2 divisiones diferentes. Un BJ Penn desmotivado, alcanza a tirar 4 golpes significantes en 2 rounds. El veterano sin duda alguna y más por sus recientes problemas legales, salió solamente a cobrar cheque. Su regreso hubiera tenido más sentido contra un veterano como Dennis Siver, no contra una estrella en ascenso.

Sobre Yair. Esta pelea jamás me gustó para Pantera ya que los medios y los fans, en su mayoría, se iban a fijar más en el pobre desempeño de BJ Penn que en el joven chihuahuense. Yair no tiene de otra más que enfrentar ahora sí a alguien rankeado. Posibles candidatos: OliveiraStephens o el ganador de Bermudez vs Korean Zombie. Brian Ortega se encuentra aún lesionado. Ya un rankeado debajo de Stephens creo que sería demasiada carga por ahorita para Rodriguez.

Alan Pantoja

Sobre BJ Penn. Realmente era poco lo que podría ofrecer en este combate luego de años de inactividad, solo nostalgia para los fans que esperaban ver al BJ de antes, “patear traseros es atemporal” citaba previo a su combate y es precisamente el tiempo quien le pasa factura y le ruega retirarse pues ya no hay nada que demostrar para una leyenda de este deporte.

Sobre Yair Rodriguez.  A pesar de que arriesgaba más de lo que podía obtener tomó la pelea, sin embargo creo que la exposición mediática es algo de lo rescatable para la joven estrella y vaya que supo aprovecharla, saliendo a hacer lo que debía, finalizar a un peleador que venia del retiro. A partir de ahora los retos para Yair irán en aumento, es el momento de enfrentar alguien de mayor calibre y si jugamos un poco al “matchmaker” con Ortega saliendo de una lesión y Oliveira con sus problemas para dar el peso, pienso que su rival debería de salir de los ganadores de alguna de estas 2 peleas Bermudez-Chang Sung Jung o Elkins-Bektic, cualquiera de esos 4 sin duda representará mayor peligro para el de Parral que lo que significó enfrentar a  BJ Penn.

Parece que esta vez sí hubo un consenso en nuestras opiniones, ¿cuál es la tuya? Déjanos tu análisis en nuestras redes sociales.

Noticias relacionadas

Fuente de la Noticia

Esta noticia fue publicada por El Rocktagono, lee la noticia completa en Debate Interno: El innecesario regreso de BJ Penn – ¿Qué le aporta este combate a Pantera?


Dejar una Respuesta


INGRESA EN TU CUENTA

 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir