Uno de los mejores peleadores que he tenido la oportunidad de analizar y desmenuzar durante los años que llevo de escribir sobre artes marciales mixtas es, sin duda, Demetrious Johnson.

Esta será la primera de una serie de publicaciones dedicadas a contextualizar, saborear y explicar la importancia de una leyenda activa como lo es DJ, luego de obtener el récord de once defensas de su cinturón, superando las diez de Anderson Silva.

Para el campeón nacido el 13 de agosto de 1986 en Madisonville, Kentucky, al principio de su carrera parecía muy complejo que brillara en el mundo de las MMA.

Una de las razones por las que se pronosticaba tal situación fue su estatura y peso, teniendo en cuenta que en los años que comenzó a competir, no había mucho espacio para las divisiones pequeñas en grandes promotoras, ya que en algunas de las más importantes no existían divisiones como las 135 y 125 libras.

El esfuerzo en una división más grande que la suya. 

Con 1,60 m de estatura, Johnson se enfrascó en una campaña de auténtica guerra peleando en muchas oportunidades con atletas más grandes, en una división arriba de su categoría natural, las 125 libras. Conocidos casos de encuentros con peleadores peso gallo como Miguel Ángel Torres, Damacio Page o el ex campeón de UFC, Dominick Cruz.

Esa fue la primera etapa del camino a la grandeza de Johnson; una decidida carrera para conseguir logros profesionales acompañados de la disciplina y amor a las artes marciales y los deportes de contacto.

El peleador fuera de serie, recién comenzaba a dar indicios de todo el potencial que podía traer para engrandecer al deporte. Antes de debutar en UFC el cinco de febrero del 2011, Demetrious ostentaba un récord de doce victorias y una derrota.

 

 

 

Noticias relacionadas

Fuente de la Noticia

Esta noticia fue publicada por El Rocktagono, lee la noticia completa en La grandeza de Demetrious Johnson parte I


Dejar una Respuesta


INGRESA EN TU CUENTA

 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir