Ronda Rousey cayó estrepitosamente ante Amanda Nunes en la pelea estelar del UFC 207. Tan solo 48 segundos le bastaron a la brasilera para aplastar a una de las reinas de las MMA. Muchos hablan del entrenador y de su estrategia como causa de la derrota, pero hay algo más profundo que hizo que Rowdy fuera humillada.

Desde sus inicios como judoka, a los once años, la oriunda de Riverside era una distinta. No solo por su empeño en cada clase, sino por como avanzaba semana tras semana. Como dijo su madre pocos días atrás: “nadie tiene el hambre de victoria que tiene Ronda”. Esta combinación de facilidad física y fortaleza mental la llevaron a la cresta de la ola en el Judo, para luego desembarcar en las MMA en 2010.

En esos años (son solo siete, pero la condición de la mujer el deporte cambió radicalmente) la competencia femenil en las artes marciales mixtas era más un tabú que algo competitivo. Ninguna de las promotoras importantes tenían campeona y las reglas eran diferentes. Sin embargo, a base de excelentes victorias en su carrera como amateur y luego en sus inicios en StrikeForce, la actual pareja de Travis Browne se empezó a ganar un nombre en el machista mundo de las MMA.

La explosión total de Rousey llegó en 2013. El 28 de Diciembre derrotó a Miesha Tate por segunda vez y logró algo totalmente inesperado: vendió más de un millón de pago por evento. Ya no era morbo o algo raro, Rowdy puso a las mujeres en la primera plana del deporte.

De campeona a promotora. Millones de chicas le perdieron el miedo a las artes marciales teniendo a Ronda como ejemplo a seguir. La división femenina se fue haciendo cada vez más competitiva. Se creó la categoría de peso paja, nuevas caras del muay thai, kickboxing, bjj cambiaron sus rumbos para llegar a UFC. El nivel subió radicalmente, en una sola palabra, había llegado el tiempo de la evolución.

Por no entrenar en un gimnasio fijo o por carecer de un entrenador a la altura de las circunstancias, la ex reina de las 135 libras quedó fuera de ese tren. Cuando le tocó enfrentar a su primer rival con galardones internacionales como Holly Holm, nos dimos cuenta que el boxeo de Rousey tiene un nivel sumamente bajo. Perdió justamente, y se tomó más de un año para regresar.

En todo ese tiempo, Amanda Nunes pasó de ser una peleadora irregular a transformarse en una verdadera leona. Seguramente este cambio se debió a su llegada al American Top Team. La brasilera es una de las tantas mujeres que están subidas al tren, que cada pelea que pasa se las ve más afilada, corrigiendo cada uno de los errores del pasado.

Durante esos 13 meses, la ex medallista olímpica descansó, ordenó su cabeza y entrenó duro para volver. Sin embargo, prácticamente no hubo cambios desde su última presentación. Cometió los mismos errores, pero los pagó de forma más rápida. La conocida por finalizar siempre en los primeros asaltos, fue humillada en 48 segundos.

Ella fue la maestra de las MMA durante varios años, prácticamente le hizo el espacio sola a las mujeres en la élite de esta disciplina. Sin embargo, hoy en día sus alumnas la han superado. Es difícil imaginar a una Ronda más evolucionada de lo que es hoy en día. A pesar de esto, nunca nos vamos a cansar de darle las gracias por todo lo que ha hecho por las artes marciales mixtas. 

The post (Opinión) La evolución la destruyó appeared first on MMA.uno , #1 En noticias de Artes Marciales Mixtas (MMA) en Español..

Noticias relacionadas

Fuente de la Noticia

Esta noticia fue publicada por MMA.uno, lee la noticia completa en (Opinión) La evolución la destruyó


Dejar una Respuesta


INGRESA EN TU CUENTA

 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir